LA ESPERANZA Y EL MIEDO SON LA MISMA MONEDA

Hola cariño, soy papá

Esto es algo que nunca había pensado y me costó darme cuenta

Muchas veces he escuchado esas frases de…

…. no pierdas la esperanza

…. la esperanza es lo último que se pierde

… ten esperanza

y la verdad, pensándolo con más calma

siempre que he tenido esperanza

por otro lado he tenido miedo

miedo a que no se cumpliese

y al final, lo creas o no

lo que proyectas acabas atrayendo

de una forma u otra

de manera que te das cuenta o no

pero acaba pasando

así que te digo lo que a mí me ha funcionado

puede que a ti también

sé optimista

di: «no sé qué va a pasar, pero va a ser maravilloso»

y cuando las cosas se pongan difíciles

tu actitud puede ser

«esto que me está pasando es justo lo que necesito que me pase»

sé que suena raro, porque a saber por lo que estás pasando

y puede que lo consideres injusto

o que no te lo mereces

probablemente sea así

pero pensando así, como si fueses la víctima

no lo arreglarás

no lo superarás

o puede que sí, recuerda que yo no tengo apenas ninguna respuesta

pero si piensas

esto ya ha pasado, ahora esta es mi realidad, ¿cómo puedo aprovecharme de esto?

con ese enfoque

te puedo casi asegurar que te irá mucho mejor

Te quiero hijo. Por siempre.

Algo raro ha sucedido. Por favor inténtalo de nuevo.
¡Bienvenido!

Consejos (NO solicitados) de un padre a su hijo Alejandro…

Por cierto, tengo una newsletter …


En ella escribo un email diario donde cuento historias, anécdotas, algún que otro aforismo (ya sabes, esas frases tan chulas que podrías hacer camisetas o tazas)

y recomiendo cosas.


¿Y para qué te puede servir todo eso?

Pues, principalmente, para que aprendas a pararte.


Párate,observa y reflexiona.

Este será tu momento.

Un momento que te regalas, porque te quieres mucho.



No te preocupes,que el mundo seguirá dando vueltas cuando hayas acabado.


Te puedes apuntar dejando tu email en la caja de ahí abajo.

Te puedes dar de baja siempre que quieras.


Además te envío un archivo con las dos preguntas que, si te las haces constantemente, te ayudarán a tomar mejores decisiones.


No buenas decisiones.


Sino mejores decisiones.


¿Y lo mejor? 


que no se me han ocurrido a mí.


Se le ocurrieron a Epicteto, un gran filósofo estoico.

Y si han funcionado durante dos mil y pico años a miles y miles de personas.


Raro es que no te funcionen a ti…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio