LA MEJORA CONSTANTE

Hola cariño, soy papá

Esto que te voy a contar hoy, es muy fácil de entender.

Y muy difícil de aplicar.

O al menos a mí me sucede.

Va sobre 2 cosas.

La primera es que no te compares con la gente.

¿Por qué?


Muy simple.

Cuando tú te comparas con alguien, te estás fijando en un único detalle al que, ahora mismo, por el motivo que sea, le estás dando mucho valor; para ti es muy importante.

Por ejemplo, estás en el gimnasio y justo hay alguien con el cuerpo que tú quieres.
Pues aunque no lo creas, simplemente por pensar así.

Pensarás que eres menos que él.

Y eso no es así.

Míralo objetivamente.

Simplemente di, él tiene el cuerpo al que yo aspiro.

Y pregúntate cómo puedes conseguirlo tú.

Así de simple.

Así de difícil.

Toma decisiones que te acerquen.

Si él lo ha conseguido, tú también.

Y esto me lleva a la segunda parte… la mejora constante.

Con quien te teines que comparar es con tu yo de ayer.

Tu yo de ayer, hace una semana, hace un mes, hace 2 años….

El yo pasado que quieras.

Y pregúntate…

¿Estoy ahora mejor?

¿He madurado?

¿Tomo mejores decisiones?

¿Soy más consciente del presente?


Este debería ser tu único punto de referencia.

Yo no paro de compararme, constantemente, con todos.

No sé si es que estamos programados para eso.

Simplemente procura darte cuenta.


Como con todo.


Yo aspiro a tomar mejores decisiones en mi día a día.

Y es un objetivo tan simple como… si tomo 20 al día por ejemplo, pues que, al menos 11 me acerquen a mis objetivos.


La verdad es que, cuanto más tiempo pases en piloto automático, peores decisiones tomarás.

Te quiero hijo. Por siempre.

Algo raro ha sucedido. Por favor inténtalo de nuevo.
¡Bienvenido!

Consejos (NO solicitados) de un padre a su hijo Alejandro…

Por cierto, tengo una newsletter …


En ella escribo un email diario donde cuento historias, anécdotas, algún que otro aforismo (ya sabes, esas frases tan chulas que podrías hacer camisetas o tazas)

y recomiendo cosas.


¿Y para qué te puede servir todo eso?

Pues, principalmente, para que aprendas a pararte.


Párate,observa y reflexiona.

Este será tu momento.

Un momento que te regalas, porque te quieres mucho.



No te preocupes,que el mundo seguirá dando vueltas cuando hayas acabado.


Te puedes apuntar dejando tu email en la caja de ahí abajo.

Te puedes dar de baja siempre que quieras.


Además te envío un archivo con las dos preguntas que, si te las haces constantemente, te ayudarán a tomar mejores decisiones.


No buenas decisiones.


Sino mejores decisiones.


¿Y lo mejor? 


que no se me han ocurrido a mí.


Se le ocurrieron a Epicteto, un gran filósofo estoico.

Y si han funcionado durante dos mil y pico años a miles y miles de personas.


Raro es que no te funcionen a ti…


Scroll al inicio