Ahora me caigo muy bien

Hola cariño, soy papá

Hoy te quiero hablar de una reflexión que tuve el otro día mientras pensaba si avanzaba o estaba estancado.

Y es que esto de trabajar en tu desarrollo espiritual.

En crecer como persona

Pues no tiene niveles

Es decir

Ni subes de nivel como en los videojuegos.

Ni va por módulos

Ni por lecciones

Ni títulos

Nada de nada

Ya, ya sé que te he dicho que te compares con tu yo de hace un mes

De hace un año

Y veas si eres más paciente

Si eres más generoso

Esas cosas

Pero la verdad es que me cuesta mucho recordarme en esos momentos

Quiero decir, que yo tengo la sensación de avanzar

Pero es eso, una sensación

Y fue justo pensando en mi yo pasado me di cuenta que ahora me caigo muy bien

Es decir

Que ahora me aguanto

Puedo estar en soledad conmigo

Sin enchufar la tele, o el móvil, o lo que sea

Aunque de vez en cuando lo haga ojo

Y, para mí, fue una señal de ir avanzando

Que siempre se agradece

Lo que te queiro decir con este rollo es que busques tú tus propios indicadores

Y, si no los encuentras por mucho que busques

Tendrás que cambiar algo,¿no?

Te quiero hijo. Por siempre.

Algo raro ha sucedido. Por favor inténtalo de nuevo.
¡Bienvenido!

Consejos (NO solicitados) de un padre a su hijo Alejandro…

Por cierto, tengo una newsletter …


En ella escribo un email diario donde cuento historias, anécdotas, algún que otro aforismo (ya sabes, esas frases tan chulas que podrías hacer camisetas o tazas)

y recomiendo cosas.


¿Y para qué te puede servir todo eso?

Pues, principalmente, para que aprendas a pararte.


Párate,observa y reflexiona.

Este será tu momento.

Un momento que te regalas, porque te quieres mucho.



No te preocupes,que el mundo seguirá dando vueltas cuando hayas acabado.


Te puedes apuntar dejando tu email en la caja de ahí abajo.

Te puedes dar de baja siempre que quieras.


Además te envío un archivo con las dos preguntas que, si te las haces constantemente, te ayudarán a tomar mejores decisiones.


No buenas decisiones.


Sino mejores decisiones.


¿Y lo mejor? 


que no se me han ocurrido a mí.


Se le ocurrieron a Epicteto, un gran filósofo estoico.

Y si han funcionado durante dos mil y pico años a miles y miles de personas.


Raro es que no te funcionen a ti…


Scroll al inicio