Aquí cogemos otro taxi

Hola cariño, soy papá

Llevaba yo ya unos meses viviendo en Tailandia cuando mi profesora de tailandés me preguntó un día:

¿Y hay mucha diferencia entre Tailandia y España?
Y yo le contesté:

Vaya si la hay, no se parecen en nada

Y me volvió a preguntar:

¿Por ejemplo?

Y le dije:

Bueno, ayer, sin ir más lejos, yo paré un taxi. Quería ir al centro. El taxista me sonrió, me dijo que no y se fue.

Esto en España es impensable.
Además, la mitad de la gente que conozco todavía se estaría acordando de la familia del taxista.

Y la otra mitad estaría llamando a la compañía del taxi para poner una queja.

Mi profesora me dijo:

Aquí, simplemente, paramos otro taxi.

Recuerdo que en ese momento yo me dije:

Yo quiero pensar así.

Toda la vida dando por hecho cosas.

Esperando cosas.

Y cuando no salen como quieres nos quejamos.

Nos lamentamos.

Nos quedamos ahí anclados.

Con lo fácil que sería parar otro taxi y olvidarlo.

Y, está bien que te cuente estas cosillas, pero creo que tendrás que vivirlas para darte cuenta.

Así que viaja y pasa mucho tiempo en los sitios.

Te quiero hijo. Por siempre.

Algo raro ha sucedido. Por favor inténtalo de nuevo.
¡Bienvenido!

Consejos (NO solicitados) de un padre a su hijo Alejandro…

Por cierto, tengo una newsletter …


En ella escribo un email diario donde cuento historias, anécdotas, algún que otro aforismo (ya sabes, esas frases tan chulas que podrías hacer camisetas o tazas)

y recomiendo cosas.


¿Y para qué te puede servir todo eso?

Pues, principalmente, para que aprendas a pararte.


Párate,observa y reflexiona.

Este será tu momento.

Un momento que te regalas, porque te quieres mucho.



No te preocupes,que el mundo seguirá dando vueltas cuando hayas acabado.


Te puedes apuntar dejando tu email en la caja de ahí abajo.

Te puedes dar de baja siempre que quieras.


Además te envío un archivo con las dos preguntas que, si te las haces constantemente, te ayudarán a tomar mejores decisiones.


No buenas decisiones.


Sino mejores decisiones.


¿Y lo mejor? 


que no se me han ocurrido a mí.


Se le ocurrieron a Epicteto, un gran filósofo estoico.

Y si han funcionado durante dos mil y pico años a miles y miles de personas.


Raro es que no te funcionen a ti…


Scroll al inicio