Cómo saber si estás en el camino correcto

Hola cariño, soy papá

Hoy te voy a hablar de algo que te será útil praa saber si estás o no en el camino correcto.

Y la verdad es que es bastante simple.

Si el camino hacia lo que deseas es fácil, es el camino equivocado.

Punto.

Ojo, no es una verdad absoluta. A mi todavía no me ha sucedido lo contrario.

Y suele ser difícil y costoso.

No solo en hacerlo.

También en tiempo.

En oportunidades.

Costoso en muchos aspectos.

¿Comer de forma saludable?

Difícil y costoso.

¿Hacer deporte todos los días?

Difícil y costoso.

¿Pasar tiempo de calidad con tu familia?

Difícil y costoso.

Y si te dicen lo contrario, piensa.

¿cuántas veces te apetece comerte una ensalada en vez de una pizza?

¿cuántas veces te apetece quedarte en casa en el sofá viendo algo en la tele en vez de salir a correr porque está lloviendo?

¿cuánto tiempo dedicas a jugar y a hablar con tus hijos en vez de ponerles el móvil para que te dejen tranquilo?

Mucho ojo con lo que no requiera esfuerzo.

Que a acomodado no me gana nadie eh.

Y a buscar excusas tampoco, que soy muy creativo.

¿Y sabes qué me digo?

“Pues claro que no te apetece, si fuese fácil no merecería la pena”

A veces me funciona.

Otras no.

Es una vida extra para cuando crees que ya te has “convencido”

Te quiero hijo. Por siempre.

Algo raro ha sucedido. Por favor inténtalo de nuevo.
¡Bienvenido!

Consejos (NO solicitados) de un padre a su hijo Alejandro…

Por cierto, tengo una newsletter …


En ella escribo un email diario donde cuento historias, anécdotas, algún que otro aforismo (ya sabes, esas frases tan chulas que podrías hacer camisetas o tazas)

y recomiendo cosas.


¿Y para qué te puede servir todo eso?

Pues, principalmente, para que aprendas a pararte.


Párate,observa y reflexiona.

Este será tu momento.

Un momento que te regalas, porque te quieres mucho.



No te preocupes,que el mundo seguirá dando vueltas cuando hayas acabado.


Te puedes apuntar dejando tu email en la caja de ahí abajo.

Te puedes dar de baja siempre que quieras.


Además te envío un archivo con las dos preguntas que, si te las haces constantemente, te ayudarán a tomar mejores decisiones.


No buenas decisiones.


Sino mejores decisiones.


¿Y lo mejor? 


que no se me han ocurrido a mí.


Se le ocurrieron a Epicteto, un gran filósofo estoico.

Y si han funcionado durante dos mil y pico años a miles y miles de personas.


Raro es que no te funcionen a ti…


Scroll al inicio