Necesito más pruebas

Hola cariño, soy papá

Llevo ya una buena temporada intentando dejar de discutir contigo.

Me explico.

No quieres ir a clase.

No quieres ir a natación.

No quieres ir al gimnasio.

No quieres ir a música.

No quieres ir al parque.

No quieres salir del parque.

Yo sé que hay cosas importantes.

Cosas importantes que hay que hacer.

Y entiendo mejor que nadie que hay días que el viento sopla a favor.

Y otros que sopla en contra.

El caso es que siempre acabo discutiendo.

Que si haz esto, que si lo otro

Y te voy dando razones.

Como quien lee el prospecto de un medicamento

Es decir.

Por un lado yo sé que tienes emociones
Y por el otro las dejaba a un lado y te soltaba mis razones

¿Qué estoy probando ahora?

Mira, cariño, yo entiendo muy bien que te dé miedo la piscina y el agua. A mí tambien me daban, porque te metes y te hundes y no sabes qué hacer. Ahora ya no me da porque aprendí a nadar.
Tener miedo está bien, solo quiero que sepas que yo no lo tengo y que estoy a tu lado

¿Resultado?
Necesito más pruebas, pero al menos yo me siento diferente, me siento mejor

Y eso lo cambia todo

Te quiero hijo. Por siempre.

Algo raro ha sucedido. Por favor inténtalo de nuevo.
¡Bienvenido!

Consejos (NO solicitados) de un padre a su hijo Alejandro…

Por cierto, tengo una newsletter …


En ella escribo un email diario donde cuento historias, anécdotas, algún que otro aforismo (ya sabes, esas frases tan chulas que podrías hacer camisetas o tazas)

y recomiendo cosas.


¿Y para qué te puede servir todo eso?

Pues, principalmente, para que aprendas a pararte.


Párate,observa y reflexiona.

Este será tu momento.

Un momento que te regalas, porque te quieres mucho.



No te preocupes,que el mundo seguirá dando vueltas cuando hayas acabado.


Te puedes apuntar dejando tu email en la caja de ahí abajo.

Te puedes dar de baja siempre que quieras.


Además te envío un archivo con las dos preguntas que, si te las haces constantemente, te ayudarán a tomar mejores decisiones.


No buenas decisiones.


Sino mejores decisiones.


¿Y lo mejor? 


que no se me han ocurrido a mí.


Se le ocurrieron a Epicteto, un gran filósofo estoico.

Y si han funcionado durante dos mil y pico años a miles y miles de personas.


Raro es que no te funcionen a ti…


Scroll al inicio