Por este motivo vas a triunfar

Hola cariño, soy papá

Hace mucho tiempo, había un viejo califa conocido por su pasión por las apuestas  y su crueldad

Una mañana, paseando por un patio vio una gran pila de ladrillos y comentó en voz alta:

“Me apuesto 10 kilos de oro a que nadie es capaz de mover esta pila al otro lado del patio antes de que anochezca”

Un joven lo escuchó y le preguntó:

¿Y si no lo consigo?

Pues te cortaré la cabeza

Tras pensárselo un rato, el joven aceptó, pero con una condición, el califa podría detener la competición al mediodía y solo le daría 1 kilo de oro.

El califa aceptó

El joven comenzó a cargar ladrillos

Se acercaba el mediodía y aún quedaban bastantes ladrillos, sin embargo el joven iba cada vez más contento y sonriente

El califa le preguntó

¿por qué vas tan contento? ¿No ves que no te va a dar tiempo?

A lo que el joven contestó

Te equivocas. Has olvidado algo muy sencillo y por eso venceré.

A mediodía, preocupado y sumido por las dudas, el califa detuvo la apuesta.

Le pagó su oro y le preguntó que qué había olvidado, a lo que el joven respondió:

Te has olvidado lo más sencillo, de que podías perder la confianza en ti mismo.

Sin esa virtud, yo sabía que acabarías deteniendo la apuesta

Me encanta esta historia

Y es que, si tú no crees en lo que haces

En por qué lo haces

Si tú no crees en ti

Aunque el resto del mundo lo crea

No será suficiente

Yo creeré en ti hijo. Por siempre

Algo raro ha sucedido. Por favor inténtalo de nuevo.
¡Bienvenido!

Consejos (NO solicitados) de un padre a su hijo Alejandro…

Por cierto, tengo una newsletter …


En ella escribo un email diario donde cuento historias, anécdotas, algún que otro aforismo (ya sabes, esas frases tan chulas que podrías hacer camisetas o tazas)

y recomiendo cosas.


¿Y para qué te puede servir todo eso?

Pues, principalmente, para que aprendas a pararte.


Párate,observa y reflexiona.

Este será tu momento.

Un momento que te regalas, porque te quieres mucho.



No te preocupes,que el mundo seguirá dando vueltas cuando hayas acabado.


Te puedes apuntar dejando tu email en la caja de ahí abajo.

Te puedes dar de baja siempre que quieras.


Además te envío un archivo con las dos preguntas que, si te las haces constantemente, te ayudarán a tomar mejores decisiones.


No buenas decisiones.


Sino mejores decisiones.


¿Y lo mejor? 


que no se me han ocurrido a mí.


Se le ocurrieron a Epicteto, un gran filósofo estoico.

Y si han funcionado durante dos mil y pico años a miles y miles de personas.


Raro es que no te funcionen a ti…


Scroll al inicio